Fiestas felices también para los animales

 La Secretaría de Planeación invita a celebrar la vida sin pirotecnia.

 Al llamado a evitar la pólvora y cuidar a quienes están alrededor, se suma Planeación Departamental, dependencia liderada por Wilfredy Bonilla.

Para 2019 Colombia fue el primer país de América Latina en reportar personas quemadas con un total de 417, según indagaciones del medio internacional Deutsche Welle; por su parte el Instituto Nacional de Salud ha indicado que, de diciembre de 2020 a la fecha la cifra va en 634 personas, de las cuales el 91,6% son de lesiones en 1° y 222, menores de edad.

Frente al tema, ha habido pronunciamientos desde Salud, Gobierno y Acción Comunal, y Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Aunque en Boyacá los casos son pocos, 20 durante las festividades pasadas, el equipo de Salud insiste en la importancia de ejercer acciones de control por parte de autoridades, comunidad y núcleos familiares, así como en no comprar artefactos explosivos.

Así mismo, Gobierno y Acción Comunal envía un mensaje claro: festejar con alegría y sin pólvora, mientras solicita a los gobiernos municipales aplicar sanciones de ser necesario, siguiendo el Código de Seguridad y Convivencia Ciudadana y el Decreto 4481 de 2006, reglamentado por Ley 670 de 2001, que especifica la prohibición de la venta de juegos pirotécnicos o fuegos artificiales.

En lo anterior coincide Ambiente y Desarrollo Sostenible. No obstante, allí fue expedida la Circular 001225 de 2021 que alienta las restricciones sobre el uso de pólvora, buscando disminuir el impacto de esta en los animales.

Finalmente, Planeación contribuye con la campaña denominada Fiestas felices también para los animales, que ha empezado en redes sociales junto al #NoUsesPólvora. Lo anterior es consecuencia de sus apuestas por un futuro posible mediante las estrategias de Ciencia, Tecnología e Innovación Boyacá BIO y Boyacá Agro.

Es preciso mencionar, por ejemplo, que la especie Canis familiaris o perro escucha hasta tres veces más fuerte cada sonido, incluyendo los estallidos de la pirotecnia; como consecuencia, perros, gatos, entre otros animales de compañía padecen estrés, pánico, inmovilidad, taquicardia, infartos, abortos espontáneos… y pueden morir.

Las aves no lo viven distinto ni muchas más especies silvestres; sus sentidos son tan agudos que con el sonido de las explosiones, estas huyen atemorizadas y desorientadas, dejando atrás y sin regreso sus nidos, volando sin descanso y estrellándose exhaustas con cualquier cosa, han puntualizado de Colombia a Roma, el Parque Explora y la Organización Internacional para la protección de Animales (Oipa).

Lograr que diciembre no se convierta en una pesadilla para los animes domésticos, señalan profesionales, depende de las personas que integran sus hogares. La recomendación principal es mantenerse cerca y así garantizar su integridad y tranquilidad, y además cerrar puertas y ventanas, reproducir música a volumen moderado y entretenerles con juegos y mimos.

123 es la línea nacional habilitada denunciar almacenamiento, venta, transporte y manipulación irregular de pólvora. (Fin / Deisy A. Rodríguez Lagos, Unidad Administrativa de Comunicaciones y Protocolo)

Dejar un Comentario

Follow by Email