La iniciativa de Ciencia, Tecnología e Innovación que hace más competitivo al campo boyacense.

Foto: Holman Rodríguez

120 familias de 8 municipios ahora son expertas en agroecología

Tunja, 16 de septiembre de 2020. (UACP). Hace 19 meses empezaron las visitas a Nuevo Colón, Maripí, Gachantivá, La Capilla, Tuta, Santa María, Zetaquira y Chitaraque por parte de 52 personas. Se trata de un equipo de maestrantes, profesionales, técnicos y tecnólogas agrónomos y ambientales en su mayoría, que animó la esperanza de cosechar alimentos con varias características: orgánicos, inocuos, competitivos, saludables y exquisitos, es decir, “buenos y bonitos”, mientras el agua y el suelo reciben cuidados.

El proyecto ‘Desarrollo estratégico agroecológico para el fortalecimiento del sector productivo’ cuenta con una inversión de $14.375 millones provenientes de las regalías de Ciencia, Tecnología e Innovación del Departamento. Es el primero gestado por Boyacá Agro, la apuesta de desarrollo sostenible que lidera la Gobernación de Boyacá alrededor de la agroecología, el cierre de brechas y la mitigación de efectos del cambio climático.

“Boyacá Agro valora el trabajo del campesinado boyacense, otorga un lugar especial a su conocimiento que es ancestral, y reconoce la cultura productiva. La estrategia genera una sinergia perfecta entre biodiversidad, la oferta de cada entorno y el uso pertinente de las semillas. Además provee una canasta de calidad a beneficiarios y a mercados especializados”, sostiene Luis Gerardo Arias, secretario de Agricultura del Departamento.  

En febrero de 2019, luego de socializar la iniciativa a comunidades rurales y gobiernos municipales, aquel equipo pasó a conocer las fincas involucradas; a recoger allí datos sobre aspectos sociales, económicos, ambientales y agrícolas, y finalmente a acompañar la entrega de plántulas de papa, arracacha, ahuyama, zanahoria, cítricos, ciruela, durazno, mora, tomate de árbol, plátano, maíz, fríjol común, aguacate, cacao, repollo y cebolla de bulbo.

Antes de las siembras fueron realizadas actividades fundamentales para conseguir imágenes cartográficas, instalar 8 estaciones meteorológicas, analizar 240 muestras de suelo y describir sus perfiles. También para inventariar hongos, bacterias, parásitos, insectos y lombrices en cada parcela, identificar los compuestos químicos y físicos del agua de riego, y estudiar las especies vegetales presentes así como la incidencia de plagas y enfermedades.

Incluso en medio de la pandemia de la Covid-19 los cultivos siempre estuvieron monitoreados gracias a las telecomunicaciones; estos ahora son llamados modelos agroecológicos por parte de las familias campesinas que asumieron el reto de apropiar conocimiento y articularlo a sus saberes tradicionales.

En el camino el aprendizaje ocurrió desde el campo hacia la academia y desde esta hacia el vital sector agrícola que avanza gracias al respaldo de habitantes de centros urbanos que prefieren sus productos, y de la Administración de Ramiro Barragán.

Segun Sara Vega, secretaria de Planeación, indica que es grato escuchar a las familias beneficiarias  cuando dicen que este es un proyecto de investigación aplicada que contribuyó a mejorar sus condiciones de vida. “Quedan muchas cosas para replicar. (…) Hoy tenemos 120 granjas agroecológicas en Boyacá. Somos un territorio pionero en agroecología que lleva la academia a trabajar en el campo de la mano de sus habitantes”.

Los modelos agroecológicos

Este proyecto permitió combinar en la misma área de siembra, cultivos permanentes y transitorios,  más una especie forestal, contemplando las condiciones agroclimáticas particulares de las veredas, igual que los vínculos entre ecología y agricultura. En total fueron 24 los modelos implementados; 3 por municipio.

Los policultivos o asociaciones de cultivos de diferentes hábitos, crecieron ante la mirada de visitantes y locales arrojando información acerca de su relación experimental, con el propósito de tener mejores herramientas para planificar la producción de alimentos y optimizar el uso de los recursos naturales. 

Dos gestores de investigación que integran el equipo, coinciden en la atención que debe prestarse al agua. Esta es tan solo una conclusión documentada que acompaña el conjunto de insumos del proyecto.

Fabián Agudelo, ingeniero agrónomo, magíster en Desarrollo Rural y gestor para Tuta y Zetaquira asegura que quedaron descubiertas las consecuencias del manejo convencional de los cultivos. “Durante mucho tiempo ha sido modificado el paisaje rural. El suelo tiene problemas de erosión y está degradado. Es indispensable reforestar y acudir a abonos orgánicos elaborados con recursos que las familias campesinas tienen en sus predios; así evidenciamos que, con pequeñas acciones, es posible alcanzar grandes cambios”.

Por su parte Martín Cepeda, ingeniero agrónomo, candidato a magíster en Ciencias Agrarias y gestor para Gachantiva y Chitaraque, menciona la necesidad de seguir fortaleciendo procesos de conservación del recurso hídrico: “teniendo en cuenta las dinámicas del cambio climático y su incidencia directa en los cultivos, deben mantenerse en los predios las prácticas de cosecha de agua, los aljibes y los reservorios”.

El proyecto llegó a su fin. La primera semana de septiembre iniciaron las jornadas de socialización de resultados. Al cierre de esta publicación restan los municipios de Nuevo Colón, Zetaquira, Santa María, Chitaraque y Maripí.

Sobre los insumos entregables, habló Jorge Reina, gerente de la iniciativa. “Una plataforma tecnológica dispondrá a través de los canales de comunicación de la Gobernación, información detallada de las 120 fincas, 8 libros con las caracterizaciones agroecológicas de los municipios, 8 informes de validacion de los modelos, 6 artículos científicos que están en revisión para publicar en revistas indexadas, y 1 vitrina de biocomercio para agricultores y compradores”. (Fin / Deisy Rodríguez, Unidad Administrativa de Comunicaciones y Protocolo)

Gobernación de Boyacá

Fabián Agudelo, ingeniero agrónomo, magíster en Desarrollo Rural y gestor para Tuta y Zetaquira
Martín Cepeda, ingeniero agrónomo, candidato a magíster en Ciencias Agrarias y gestor para Gachantiva y Chitaraque
Luis Gerardo Arias, secretario de Agricultura del Departamento
Sara Vega, secretaria de Planeación

Dejar un Comentario

Follow by Email