Experiencias regionales en gestión ambiental nutren a Boyacá BIO.

Foto: Rodolfo González

Foto: Rodolfo González

Tras la visita a la Reserva Forestal Protectora ‘Laguna del Cacique Guatavita’, quedan enriquecedores aprendizajes para el Programa Boyacá BIO.

Tunja, 1 de marzo de 2017. “Nuestro fundamento de planeación para el desarrollo de Boyacá, es la calidad de vida de las comunidades, la conservación de la biodiversidad y el futuro”: gobernador Carlos Amaya. Con este horizonte, avanza Boyacá BIO.

De nuevo caminantes interesados en construir desde ahora un futuro sostenible, prepararon su equipo personal compuesto por botas y chaquetas impermeables, sombreros para soportar los intensos rayos de sol a alturas considerables, y morrales con hidratación, frutos secos, entre otros alimentos que proporcionan calorías.

En total fueron 45 personas las que acompañaron el último recorrido ambiental en el marco de Boyacá BIO, el programa que pronto empezará su ejecución. Allí estuvieron por parte del gobierno departamental, Carolina Espitia, secretaria General; Herman Amaya, secretario de Planeación Departamental; Luis Hair Dueñas, director de Planeación Territorial; Diego Roa, director de Sistemas de Información Territorial (Sigter), y el equipo de trabajo en Ciencia Tecnología e Innovación, CTeI.

Además, participaron los alcaldes de Mongua y Arcabuco, el secretario de planeación de Duitama y representantes de la alcaldía de Belén; organizaciones no gubernamentales de Cuitiva, Belén, Arcabuco y Duitama. Por la academia, en este caso la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, estuvo Enrique Vera, vicerrector de investigaciones; María Eugenia Morales, directora del Herbario, y los investigadores Pablo y Jorge Gil. Finalmente, Corpoboyacá con la Dirección de Áreas Protegida y el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos, Alexander von Humboldt.

En esta ocasión su destino fue la Laguna del Cacique Guatavita en Sesquilé, Cundinamarca, en busca de un análisis de los procesos que acompañan el funcionamiento del ecosistema en la cúspide de montañas a 3100 m.s.n.m., en la cordillera oriental, que bordean y protegen sus área de 5 km².

La Laguna del Caique Guatavita fue un lugar importante para el Pueblo Muisca, en donde, según la tradición indígena, aquel territorio del altiplano cundiboyacense llamado El Dorado, tenía lugar un ritual, reiterado cada vez que un cacique asumía la jefatura del asentamiento; el nuevo lider cubierto en oro de pies a cabeza, llegaba en balsa hasta el centro del espejo de agua y se sumergía. Por su parte, en medio de aquella ceremonia, la comunidad arrojaba ofrendas de oro a la Laguna.

Esta historia es revivida por quienes visitan la región, mientras recorren el camino hasta la cima. Las personas que orientan la ruta, también hablan acerca de la biodiversidad de este ecosistema de bosques nativos de encenillos y gaques, de frailejones, curubos silvestres, y de zorros y mirlas de páramo, aunque vistos con poca frecuencia.

Teniendo en cuenta que Boyacá BIO es una iniciativa participativa, la experiencia de gestión en la Laguna, resulta ejemplar en la recuperación y apropiación social del conocimiento popular y científico del territorio.

Boyacá BIO está concebido con una perspectiva de desarrollo sostenible que proteja la biodiversidad y a la vez garantice alternativas económicas a las comunidades rurales. Lo ideal es que habitantes de las zonas de ecosistemas estratégicos, los valoren, conserven y aprovechen sus beneficios, sin causar daños.

“Queremos que la gente, por ejemplo de Arcabuco, tenga pleno conocimiento de las miles de especies de aves que existen en su territorio, hablen con seguridad de las mismas, de la historia de sus caminos indígenas y coloniales, y que guíe un turismo ecológico y cultural”, indica Herman Amaya, director del DAP de Boyacá.

Entre otros aprendizajes, los caminantes destacaron la selección adecuada de materiales a utilizar en los senderos y demás espacios de uso público que BIO implementará en el Departamento. De no ser así, los ecosistemas podrían verse afectados por materiales que no se degradan adecuadamente e interrumpen los procesos bilógicos del ecosistema. (Fin / Deisy A. Rodríguez Lagos, prensa DAP.)

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá.

Dejar un Comentario

Follow by Email