Expediciones BIO para Boyacá están generando valiosa información.

WhatsApp Image 2019-05-30 at 10.35.06 AM

Así lo confirmó el Instituto Alexander von Humboldt en el taller de identificación de especies

Tunja, 30 de mayo de 2019. Con estudiantes, docentes e investigadoras en ciencias naturales, de distintas universidades del país, empezaron las jornadas de capacitación en métodos moleculares para la identificación de especies de fauna y flora a través de su ADN.

Estos espacios corresponden al Taller de Códigos de Barras, ADN. Durante la primera sesión, Mailyn González Herrera, investigadora del Instituto Humboldt a cargo del equipo de genética, sostuvo que las Expediciones Boyacá BIO “representan un valioso insumo que fortalece el inventario nacional y mundial de la biodiversidad, así como las bases de datos de información genética”.

Las Expediciones, un proyecto Boyacá BIO, han tenido lugar hasta el momento en ecosistemas de páramo, bosque alto andino, seco y humedales, que abarcan ocho municipios del departamento. Su conjunto de estudios centra la atención en plantas, aves, mamíferos, reptiles, anfibios, insectos, peces y hongos.

Precisamente la información que proporcionan estas especies, contribuye a incrementar el conocimiento de la biodiversidad a escala mundial, porque las bases de datos nacionales, son parte de una red informática global denominada Barcode of Life Data o BOLD Systems.

Los días restantes del taller, “buscarán que el público asimile prácticas ideales para colectar los tejidos biológicos de tal manera que luego se puedan realizar los procedimientos genéticos, harán énfasis en los protocolos de laboratorio para los distintos grupos de especies, y mostrarán herramientas informáticas que se deben usar para sacar el máximo provecho a la información”, explicó González.

Identificar el ADN, sirve además para saber con certeza cuáles plantas son medicinales, cuál es la calidad y cuál la autenticidad de bebidas como el té y de alimentos proteínicos, cuál es el antídoto indicado en una situación particular, cómo gestión de manera adecuada de la riqueza biológica, e incluso para luchar contra el tráfico ilegal de especies.

Según el Instituto Humboldt, en Colombia menos del 5% de cualquier grupo biológico entre un total de 62.829 especies, tiene información genética en las bases de datos. (Fin / Deisy A. Rodríguez Lagos).

Dejar un Comentario

Follow by Email