En Paipa, fueron acogidos los caminantes de la Ruta Libertadora.

caminantes_ruta_libertadora_2

Son 40 habitantes de los llanos orientales, quienes recorren desde hace 60 días la Ruta de 1819.

Tunja, 03 de agosto de 2019. (UACP). En la Casona El Salitre fue develada la placa que recuerda que allí, 200 años atrás, descansó Simón Bolívar y el Ejército Patriota; de igual forma reitera la importancia de una conmemoración que significa acciones con impacto.

La Casona, declarada Patrimonio Cultural en 1975, cuenta con recursos del Pacto Bicentenario por $ 8.500 que garantizan su restauración y conservación para que sean miles de turistas conozcan la historia del nacimiento de Colombia.

“Cuando visitamos Paipa sabemos que algo está sucediendo. Las vías se ven diferentes gracias a los cerca $ 35. 000 millones que invertimos”, indicó el gobernador Carlos Amaya, y añadió que el turismo es uno de los sectores beneficiados.

Allí también fue firmado un pergamino que exalta los esfuerzos del Gobierno Departamental por honrar la memoria de los valientes guerreros llaneros y andinos que pelearon y entregaron sus vidas por la República.

Por parte de Alberto Sabogal en nombre de las y los caminantes, el Gobernador del Territorio Bicentenario recibió como obsequio un cuadro del pintor araucano Arnoldo Álvarez, que retrata al héroe tameño Inocencio Chinca, sobre su caballo y sostenido una lanza.

Luz Carmen Bolívar Alvarado, es una de las 40 personas que camina la Ruta Libertadora. Es de Arauca y por segunda ocasión realiza la histórica caminata. Ella asegura que entre el grupo de caminantes, la fraternidad es tal que se consideran como una familia. Su voz nos es de cansancio sino de gratitud: “en Arauca nos despidieron con un “pija”, en Casanare con un “camarita”, y en Boyacá nos reciben con un “sumercé”.

El conjunto de caminantes de Arauca, Casanare, Boyacá, Cundinamarca, Santander, Antioquia y Risaralda, y los jinetes del Ejército Nacional, sus acompañantes, que empezó la travesía el pasado 4 de junio en.el paso viejo de río Arauca en la frontera con Venezuela, descansó en la Casona El Salitre tras la grata velada ofrecida como muestra de gratitud por andar más de 3.000 kilómetros (hasta Paipa) y visitar 25 municipios, dejando a su paso claridad en que la memoria de la nación, después de 200 años, está viva y es motivo de esperanza y de orgullo a propósito del Bicentenario.

Se trata de una fiesta en la que “vale la pena no perder la esperanza y redescubrir la capacidad de crear otros mundos posibles, o al menos, desde el centro oriente, el país soñado. Vale la pena devolverle la dignidad al campo al que nos debemos, porque allí nació Colombia”, finalizó el Mandatario boyacense.

La caminata llegará a Tunja en los próximos días, pero antes pasará por Tuta y Toca. (Fin / Deisy A. Rodríguez Lagos).

Dejar un Comentario

Follow by Email