En la Casona El Salitre será recibida la delegación de caminantes que recorre la Ruta Libertadora.

caminantes_ruta_libertadora

En la histórica hacienda estarán instituciones como la Gobernación de Boyacá, el Ejército Nacional y la bancada boyacense del Congreso.

Tunja, 2 de agosto de 2019. (UACP). Tras la memorable victoria conseguida por el Ejército Patriota en el Pantano de Vargas aquel 25 de julio de 1819, la fuerza comandada por Simón Bolívar llegó el 4 de agosto a la Casona del Salitre en Paipa.

Dos siglos después, 40 caminantes de Arauca y Casanare, arribarán de nuevo al lugar, en compañía de jinetes del Ejército. Así comienza la última etapa de la conmemoración del Bicentenario de la Libertad.

Este recorrido inició en Tame el pasado 11 de junio, y ha visitado municipios como Paya, también el páramo de Pisba, Socha, Tasco, Gámeza, Tópaga, Cerinza, Belén, Duitama y Paipa de la misma manera que lo hicieron las y los patriotas de entonces. Las muestras de cariño de pequeños y grandes, y de generosidad a partir de alimentos, agua y abrigo en cada paso, han sigo significativas.

Por eso este sábado, 3 de agosto, el gobernador Carlos Amaya, junto al gabinete departamental, integrantes del Ejército Nacional y congresistas boyacenses, esperarán al grupo de los llanos para hacerles sentir como en casa y para reiterarles gratitud por la lucha que su gente dio, hombro a hombro, con los soldados andinos por las libertades civiles de Colombia.

Al anochecer habrá espacio para palabras de bienvenida, así como una cena. Además, las fuerzas militares acamparán con la delegación, disponiendo elementos necesarios para su merecido y cómodo descanso.

El gobernador Amaya hizo un llamado a celebrar el Bicentenario y a vivir la fiesta de la libertad.

“Invitamos a todos los boyacenses a gozarse la fiesta del Bicentenario, a ondear la bandera, porque aquí nació Colombia. A vivir el orgullo de haber nacido en esta tierra semilla de libertad. Mañana iniciamos la etapa más bonita de esta celebración que será memorable”, manifestó.

Hace 200 años, el Ejército Patriota hizo una pausa en la Casona El Salitre mientras los heridos se recuperaban, para nutrir la tropa con soldados que no dejaban de llegar desde varias direcciones, y para fortalecer la estrategia militar que les permitiría avanzar hacia Santa Fe de Bogotá. (Fin / Deisy A. Rodríguez Lagos – UACP).

Dejar un Comentario

Follow by Email