A $ 87.615 millones llegaron las inversiones en Ciencia, Tecnología e Innovación.

La cifra y más importante, su impacto, no tienen precedentes en Boyacá

Tunja, 31 de diciembre de 2019. Las apuestas por la cualificación docente, la competitividad de los sectores agrario e industrial y la protección de los ecosistemas naturales, su biodiversidad y el uso sostenible de los recursos, son tras cuatro años de dedicación y pasión, resultados maravillosos.

Esto se debe a la gestión y así, la territorialización de recursos de regalías provenientes del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI) del Ministerio de Ciencia, Tecnología e innovación antes Colciencias, por parte del ingeniero Carlos Amaya Rodríguez y el equipo de Planeación Territorial en la Secretaría de Planeación, liderado por Sara Vega Floréz.

“El privilegio de trabajar por el Departamento que cuenta con 688.000 hectáreas de páramo, 1.230 humedales, 10 cuencas hidrográficas, el 46% de los páramos de la Cordillera Oriental, el 18,3% de los páramos de Colombia y el 10% de los páramos del mundo, tan solo es equiparable con la tranquilidad de estar avanzando hacia la construcción de un futuro posible”, asegura la Directora Vega.

Después de estructurar valiosas ideas, llevarlas al Consejo Departamental de CTeI (Codecti), fortalecerlas para llegar a Pre-Ocad y finalmente a Ocad, la cosecha germina y florece.

En cuanto a la convocatoria para la formación de capital humano de alto nivel o Beca Maestra, gracias a $ 5.600 millones, el Gobierno ‘Creemos en Boyacá’ respalda los estudios de maestrías, que iniciaron en julio pasado, de 115 docentes de establecimientos educativos oficiales del Departamento, en programas de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia.

Innovación + País Boyacá y Váuchers de Innovación, por un valor conjunto de $ 6.983 millones, impulsan a 61 pequeñas, medianas y grandes empresas en su camino hacia la competitividad.

Boyacá BIO, ejemplar para el país en equilibrar desarrollo y medio ambiente, incluye las convocatorias de investigación y desarrollo e innovación, las cuales seleccionaron 24 proyectos centrados a comprender la biodiversidad como un recurso renovable y sustentable en función del territorio y sus habitantes, por $ 10.100 millones. Además, después de 17 recorridos o estudios en ecosistemas de páramo, bosque alto andino y humedales en 27 municipios, a cargo del Instituto Alexander von Humboldt, la UPTC, Gobierno Departamental y, siempre con el apoyo de comunidades locales, culminaron los estudios de plantas, aves, mamíferos, reptiles, anfibios, insectos, peces y hongos, o Expediciones BIO; la inversión fue de $ 5.032 millones. Finalmente, la Universidad Nacional y también las UPTC, adelantan los estudios y diseños del Centro de Ciencia de Boyacá, por $ 4.200 millones, los cuales pasaron de la etapa de composición de Ruta de Apropiación Social de la Ciencia, Tecnología e Innovación (Ascti) a diseños físicos, la segunda de tres.

Por su parte, una nueva ruralidad ha sido gestada con Boyacá Agro y en beneficio de 3.129 familias productoras de alimentos. Sus proyectos en marcha son: Desarrollo estratégico agroecológico para el fortalecimiento del sector y las cadenas productivas tradicionales, por $ 14.300 millones; Implementación de una convocatoria para el cierre de brechas tecnológicas del sector a través del fortalecimiento de capacidades I+D+I (investigación, desarrollo e innovación), para financiar 20 alianzas, por hasta $ 400 millones cada una, entre grupos o centros de investigación reconocidos y representantes de asociaciones y cooperativas productoras de café, hortalizas, frutales, panela, cacao y especies animales menores, por $ 9.700 millones; Implementación de modelos agrícolas asociativos con cultivos tradicionales, para el manejo económico y ambiental del Departamento, por $ 15.000 millones; y Desarrollo de una estrategia de adaptación que conduzca a reducir la vulnerabilidad de los sistemas agrícolas al cambio climático en algunos municipios del centro de Boyacá, por $ 13.200 millones.

Finalmente, en Ocad reciente fue aprobada por $ 3.500 millones, la iniciativa denominada Fortalecimiento del Sistema Regional de Ciencia y Tecnología, junto a actores como estado, academia, empresas y sociedad, y herramientas como plan de prospectiva, internacionalización, plan integral de cambio climático y observatorios que fundamentarán las acciones que vienen.

“El Sistema Regional no existía. Esta Administración lo creó y ya trabajan en conjunto los actores mencionados, para generar soluciones a través de la CTeI”, agregó Sara Vega.

A través de este nuevo proyecto, serán robustecidos los observatorios del Departamento para contar con cifras actualizadas y articuladas con la academia. De igual forma serán potencializadas las capacidades de los actores involucrados, por medio de misiones nacionales e internacionales que permitirán conocer y replicar experiencias exitosas.

Así cierra el Año Bicentenario y una década que deja muy buenas nuevas para Boyacá, territorio que comprendió desde 2016, la importancia del vínculo Ciencia, Tecnología, Innovación y desarrollo territorial, así como la necesidad de repensarlo a partir de los propios retos. (Fin / Deisy A. Rodríguez Lagos).

Dejar un Comentario

Follow by Email